La razón de ser de todo gobierno, aún de los locales con sus competencias acotadas, es mejorar la vida de los vecinos brindando servicios públicos que faciliten el desarrollo humano y el buen vivir. En esa línea, los años de crisis son cuando las gestiones se ponen realmente a prueba, cuando más activo debe estar un municipio.

Leer la nota completa