Abrimos en mayo y, en apenas cinco meses, superamos los 600 alumnos que concurren de distintos puntos de esta región para realizar las tecnicaturas y licenciaturas que se dictan en el Hospital Central de San Isidro.

El hecho de que esta universidad sea autónoma y gratuita es un logro de todos. Es una sede desde San Isidro para toda la zona norte con carreras que tienen demanda laboral. La educación pública es la herramienta igualadora más potente.